El divorcio exprés: una realidad de nuestros días

Mano quitándose el anillo de boda. Abogados matrimonialistas

Es un hecho que cada vez hay más separaciones y menos bodas.

Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible. Si habéis llegado a un punto de no retorno y la única solución es romper con ese vínculo definitivamente, cuanto antes mejor. Con la llegada del llamado divorcio exprés en apenas tres meses podrás iniciar una nueva vida, alejada ya de una historia terminada.

El modo de entender en la actualidad las relaciones de pareja ha convertido el “hasta que la muerte nos separe” en algo obsoleto. Cuando una pareja manifiesta de manera patente su voluntad de disolver el matrimonio por que no funciona y la situación se hace insostenible, ya no se atiende al tipo de razones que proclamaban nuestras abuelas orgullosas “hay que aguantar”. La ley 15/2005, de 8 de julio, por la que se modificó el Código Civil y la ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio, se adapta a los nuevos tiempos que corren y da respuesta a un hecho social evidente: alargar un conflicto entre cónyuges es un sinsentido.

Tras casi 25 años de vigencia, la Ley del Divorcio de 1981 pedía a gritos una reforma y así lo entendió el Gobierno de entonces cuando aprobó la conocida como “ley del divorcio exprés” por su rapidez (unos tres meses) en situaciones de mutuo acuerdo.

Además de la reducción de los plazos y, en consecuencia, de los costes generados, entre sus novedades presentaba la no necesidad de exponer motivo alguno para la ruptura y la fórmula de la custodia compartida, cuando hay niños de por medio.

Sin embargo, existen una serie de requisitos para poder acceder al divorcio exprés. El principal de ellos es que exista acuerdo entre ambos cónyuges, sino estaríamos hablando del tipo contencioso y no habría opción a la vía rápida. También debe existir acuerdo en los términos de la disolución: guarda y custodia, régimen de visitas a los hijos, uso y disfrute del domicilio familiar, pensiones de alimentos y compensatoria… etc. Si todo esto se cumple, ya se puede continuar con el procedimiento…

En el departamento de matrimonial de Campo & Cavia abogados te asesoramos en esta y en otras materias para que puedas conocer cuál es el procedimiento que mejor se adapta a tu situación.

Álvaro Cavia Cuesta

Departamento de matrimonial.

campocavia

View more posts from this author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.