Cómo se reparte una herencia

Documentos enrollados antiguos que simbolizan testamentos para herencias

Trámites a seguir

Heredar casa puede convertirse en muchos casos en un largo y costoso camino hasta que, efectivamente, se toma posesión de los bienes inmobiliarios. Aunque el proceso y los trámites varían dependiendo de si hay o no testamento de por medio, los herederos deberán hacer frente en cualquier caso a las cargas que suponen los impuestos, al inevitable papeleo y las posibles tensiones familiares que provocan los repartos.

La mayoría de las veces el fallecido ha tenido la previsión de hacer testamento antes de morir. Pero ni siquiera en estos casos, a pesar de lo que se pueda pensar, se tiene libertad total. La legislación obliga a respetar a los herederos forzosos o legitimarios: el cónyuge viudo, los descendientes y, si no los hubiera, los ascendientes. Estos obtendrán, como mínimo, la legítima herencia, es decir, la cuarta parte de la totalidad de la misma.

Para poder disponer de los bienes, los herederos deberán pagar el impuesto por sucesiones antes de seis meses desde la lectura del testamento. Las cantidades a abonar varían en función de la comunidad autónoma y del grado de parentesco que se mantenga con el fallecido.

Si entre estos bienes figura una vivienda, el cónyuge podrá seguir disfrutando de ella mientras viva y los hijos se convertirán en nudo propietarios, es decir, que tienen derecho a la propiedad, pero no pueden disponer de ella en ese tiempo. Sin embargo, si alguno de ellos reclama su parte, el viudo estará obligado a indemnizarle, incluso si para ello tiene que vender la casa en la que se reside.

En caso de no haber cónyuge, los herederos deberán acordar qué hacer con la vivienda: venderla, alquilarla o venderse entre ellos la parte que les corresponda. Si no hubiese acuerdo, habrá que venderla en una subasta pública tras la celebración de juicio.

Si no hay testamento, la ley establece que toda la herencia irá a parar a los hijos, a partes iguales, y si alguno de ellos hubiera fallecido, a los nietos. Mientras, al cónyuge le pertenecería la legítima; es decir, el usufructo de la cuarta parte de la herencia. Si no hubiera descendientes, heredarán sus ascendientes, que compartirían la mitad de los bienes con el cónyuge. Si tampoco hubiera ascendientes, el cónyuge se quedará con la totalidad de la herencia. Por último, si no hay descendientes, ascendientes o cónyuge, podrán heredar los hermanos y el resto de familiares, que deberán acudir a juicio para conseguir la declaración de herederos.

En Campo & Cavia Abogados contamos con un equipo de abogados expertos en herencias que te asesorarán en todo momento a la hora de abrir un procedimiento sucesorio.

Campo & Cavia Abogados

Departamento de Herencias

campocavia

View more posts from this author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.